domingo, 13 de septiembre de 2009

Tres en un día

Tengo diez años fuera de Cuba. Sin regresar. Cuando salí de La Habana (como dice la canción infantil) estaba segura de que mi país era noticia en todas las televisoras, periódicos y revistas del mundo. Si no en todas al menos en el 80 por ciento de ellos. Con el tiempo y con la perenne manía de leer cada amanecer más de seis periódicos y de ver algunos noticieros importantes de varios continentes, me dí cuenta de que aquella idea era absolutamente falsa. Cuba no es necesariamente noticia.
Esta afirmación me ha traído más de una discusión y no pocos epítetos. Desde vende patria hasta americanizada. Para mí sí, cada palabra dicha en esa isla, cada movimiento que se de, es una noticia para mí. Eso no lo puedo negar.
Pero hace un par de días coincidieron tres noticias sobre Cuba y esta vez en muchos periódicos del mundo:

1. Cuba autoriza acceso libre a internet
2. Cuba: luz verde a taxis privados
3. Muere líder revolucionario cubano

No deja de sonrojarme esto. Vivo al lado de Haití que está categorizado como el país más pobre del mundo y que ha sufrido varias dictaduras. Sin embargo las dos primeras noticias podrían resultar extrañas si provinieran de Puerto Príncipe. La tercera me deja perpleja a mí.
Hace algunos años se rumoró (deporte preferido de los cubanos: el rumor) que ese revolucionario había renunciado a su militancia partidaria incluso que había sufrido un infarto en una discusión. Pero las últimas noticias del octogenario líder estaban más vinculadas a su hijo JJ que a él mismo o a sus responsabilidades dentro de la maquinaria gubernamental.
Lo cierto es que renunciado o no, con hijos disidentes o no, Juan Almeida Bosque murió junto a su pandilla, esa misma que hace que Cuba sea noticia porque permiten Internet o un poquito más de taxis en La Habana.

1 comentario:

Dr. Octavio Dilewis Ibarra-Tamayo dijo...

Zilma, la hija de JJ, y nieta del susodicho, Indira, es amiga mia en Facebook, quizás lo sea tuya también; es una joven muy dulce, inteligente, y que quiere mucho a su papá. Es tan abrumadora y tan triste la verdad de tus palabras, y pensar que en 1958, antes de la llegada de la noche castrista, Cuba superaba en algunos aspectos socioeconómicos a varios paises europeos.