viernes, 27 de junio de 2008

A Francia en cuchara rota


Cuando Ana Rosario era apenas una bebé regordeta, nosotros, sus padres le cantábamos una estrofa que decía:
Mi niña nació de noche
Y quiere jugar pelota,
Mañana se va pa´ Francia
en una cuchara rota…
Ahora lo que hace años era un juego, se convirtió en realidad, se va a Europa y precisamente comenzará su periplo por París. La primera vez que remontó vuelo, lo hizo sin nosotros, solo la acompañaba un ángel llamado Freddy Ginebra. Esta vez ni siquiera el ángel la lleva de la mano. Nada más el deseo de romper sus propias fronteras la va a ayudar. Aunque de estatura es alta, sigue siendo una niña y aquí la vamos a esperar cada día, cada noche.
Su papá ya pisó el viejo continente, su mamá aún lo sueña. Pero a través de sus ojos lo recorreremos junto a ella y será nuestro modo de protegerla.
Mamá solo pidió una cosa:
Una fotografía de su niña con los brazos abiertos, en la Plaza Wenceslao de Praga…así de alguna manera comenzaremos a respirar de una vez y por todas la verdadera libertad.

2 comentarios:

Leibi Ng dijo...

Querida Zilma: ¡Al fin te reencuentro! Me encanta tu blog y extraño tardes de confidencias. Te voy a poner entre mis links. Un beso enorme. Tu filo corta. L. NG

benhur torres dijo...

que bueno que es tu hija de haga realidad uno de tus sueños...

Benhur