miércoles, 31 de diciembre de 2008

Último día. Mejor comienzo

Se acaba, por fin se acaba este odioso año.
Ya sabemos que en Irak no había armas nucleares, por lo que inferimos que como siempre, peje gordo se traga peje pequeño. El que siga de pequeño es porque quiere, que si no podemos ser más grandes al menos nos forremos de espinas, para que al grande al menos, le duela tragarnos.
Que el mundo de los ricos no era tan rico ni tan lindo, que entre ellos se joden más de lo que nos imaginábamos. Entonces seamos pobres con dignidad y no falsos ricos jodidos.
Que los vicios solo sirven para enriquecer a otros, y que esos otros son tan inteligentes que no se envician con la porquería, a la que además cada cierto tiempo le suben el precio. Entonces una razón más para no seguir enviciados…está muy dura la economía y la salud peor.
Que los hijos se hacen grandes y que los deseos, sí los deseos, aunque se disfracen de anhelos se mantienen del mismo tamaño. Para eso lo mejor es no peder el rumbo y adentrarse en el mar hasta los hombros, hasta el mentón. Que solo te quede el pedacito afuera para respirar…y gozar hombre gozar, de lo poco que ya nos queda.

Feliz año 2009

1 comentario:

Angela dijo...

Me gustó mucho este artículo. y me encantaron los propósitos, presentados muy ¨a la clara¨.